El blog Del Nuevo Extremo

Lara Coto presenta ‘Materna’, su primera novela, en la librería Mujeres & Compañía

por | Feb 26, 2024 | Blog | 0 Comentarios

La distopía juvenil hizo lleno en una tarde llena de emociones

El viernes llovió en Madrid, pero eso no fue motivo suficiente para que los que querían escuchar a Lara Coto hablar sobre Materna, se quedaran en su casa. En la primera novela de la autora, una distopía que reflexiona sobre los derechos de las mujeres y también sobre el ecologismo, las plantas sanas son una excepción. Todavía estamos a tiempo de llegar a eso, así que celebramos: porque llovió, porque la Tierra lo necesita, y porque la presentación fue de maravilla.

Lo primero de lo que te das cuenta es que el escaparate de la librería Mujeres & Compañía se tiñe de morado: una librería especializada en Literatura escrita por mujeres. Y entre tanto morado hay un cabello pelirrojo que destaca en el cristal de la puerta, donde un cartel anuncia: «Lara Coto presenta Materna a las 18:30». Pero son las 18:10 y la librera, Miren Elourdy, no para de sacar sillas para que todo el mundo se pueda sentar. Más allá de ese cabello pelirrojo que es cortesía de la ilustradora Raquel Jordana, que ha hecho un trabajo espectacular con la cubierta de Materna, vemos el pelo inconfundible de Chiki Fabregat, que intenta junto a su compañero y escritor Alejandro Marcos relajar a Lara, que a pesar de todo, y aunque seguramente lo esté, no parece nada nerviosa.

En la librería no cabe nadie más, pero a las 18:30 sigue sin empezar la presentación, porque falta alguien importante: la madre. La madre de la autora, enfermera y que ha acompañado a Lara Coto en este viaje, igual que otras tantas mujeres, se retrasa un poco, y llega dando besos y saludando a todo el mundo. Y ya se puede empezar.

Lara se sienta en medio de Chiki y Alejandro, sus mentores y profesores en la Escuela de Escritores, y según ella, algunos de los culpables de que Materna sea lo que es hoy: una novela juvenil y una distopía. «¿Cómo surge la idea de Materna?», preguntan, y Lara se ríe y explica que no hay nada glamuroso ni una epifanía, sino que un día estaba en Facebook y vio un post en el que había una conversación de una mujer con una clínica de gestación subrogada. Ella preguntaba qué pasaría si en lugar de tener un niño tuviera una niña: «¿Seguirían queriendo al bebé?», preguntaba. Entonces, Lara pensó que estábamos demasiado cerca de empezar a elegir a los niños a la carta y Materna empezó a crecer en su interior; algo que se desarrolló durante un proceso de casi tres años: «Ha sido como un parto», bromea. Y es fácil entender por qué lo hace; la portada de Materna brilla a su espalda: una chica de dieciséis años con los manos apoyadas sobre su barriga de embarazada y mirándonos con unos ojos que nos invitan a saber por qué. Por qué ese embarazo. Por qué la rodea una planta que parece que va a devorarla. Por qué.

El universo de Materna estaba concebido para más que una novela y entre el público ya se pide una continuación. Pero Lara está satisfecha con lo que ha hecho, porque para ella, el camino de la protagonista era un despertar. Y os aseguramos que Vera está bien despierta cuando llegamos a la última página. «Todas aquí hemos vivido ese momento en el que se te cae la venda de los ojos», dice la autora, y a pesar de que eso cambia tu mundo por completo, también es «liberador» y te da «ganas de hacer cosas». Eso es lo que le pasa a Vera, que crece pensando que una mujer fértil tiene que ser Madre, y que poco a poco va dándose cuenta de que lo que le han contado no tiene nada que ver con la realidad. Ese tipo de despertar nos recuerda un poco a Los juegos del hambre, y Lara admite que es una de sus grandes inspiraciones. El best-seller El cuento de la criada también está presente, pero para la autora, la obra de Suzanne Collins ha sido imprescindible. Y se nota.

Materna es una distopía, pero también es una novela juvenil. Entre el público, la pregunta llega: «¿Por qué juvenil y no adulta?», y Lara, que al principio le echa la pelota a su profesora: «¡Fue culpa de Chiki!», se pone seria cuando reivindica no solo a la lectura juvenil sino también a los lectores jóvenes: «Los adolescentes no son menos listos, lo único que tienen es menos experiencia en la vida». Y precisamente por eso, por la falta de experiencia, Lara recuerda que esos momentos de la vida son los que vives con mayor intensidad. Vera es una adolescente, una chica de dieciséis años que de golpe quiere hacer muchas cosas y no tiene ni idea de cómo hacerlas. Es la heroína de la novela, pero también es una más en un mundo que sufre, que busca sobrevivir a costa de todo, y en ese sentido, Lara Coto ha conseguido un relato real, cercano y que a veces resulta aterrador por lo cerca que nos toca. Es una buena forma de terminar, con esa defensa de una Literatura que a veces se ve como segundona y que cada vez tiene más peso en nuestras librerías.

Lara se retira a firmar y a hablar con los que ya han devorado la novela y le echan en cara unas cuantas cosas y le dedican palabras tan bonitas que se las dejamos a su intimidad. Ha dejado de llover, pero el agua podría seguir llamando en los cristales que nadie se enteraría porque las conversaciones están vivas, tan vivas como la historia de esta autora novel que ha llegado para quedarse. Porque, exclusiva de la presentación: todavía tiene muchas historias que contar.

Si quieres leer Materna puedes comprarlo desde nuestra web aquí o en cualquiera de tus librerías de confianza.